Me he dado cuenta de que no todas las casas tienen cimientos, algunas son flexibles y móviles. Este es el caso de las caravanas o los barcos, las cuales son un tipo de vivienda que te acompaña y te permite viajar miles de kilómetros.

Suelen ser espacios sencillos y pequeños, pero acogedores. Pero es normal, ya que su función principal es el transporte, por eso las personas que viven con estos métodos se dedican a viajar y explorar el mundo, un día el patío de su casa puede ser un valle idílico y otro una playa majestuosa. El límite de sus viviendas no acaba en el interior sino que se abre al exterior.

Tanto los barcos como las caravanas son métodos de transporte muy antiguos pero hoy en día hay bastantes familias que viven casi constantemente en estos espacios.

Fuente: Sailsquare
Fuente: Nautic Ocean

Los barcos en concreto son objetos que me fascinan. Son casas (o vehículos) adaptadas a las duras condiciones de los mares y océanos. Están constantemente rodeados de agua salada que puede corroer los materiales y además necesitan poder aprovechar la energía eólica, por lo que tienen unas velas grandes y resistentes. Tienen que tener un diseño aerodinámico a prueba de cualquier tipo de catástrofe natural.

También existen minicasas prefabricadas que se pueden transportar con un remolque a infinidad de sitios.

Fuente: elEconomista.es

Por último, quiero apreciar que tanto las caravanas como los barcos están en la más alto del ingenio humano ya que unen docenas de campos diferentes de investigación en un espacio relativamente compacto con cientos de funciones y capacidades distintas dispuestas por todo el objeto, reuniéndolo todo en un diseño espectacular.

Fuente: La Voz de Galicia
Fuente: El Periódico